Proyecto Educativo

Desde sus inicios nuestros colegios han tenido como por principio fundamental, el que los padres son los primeros educadores de sus hijos, y que los colegios son colaboradores de las familias en esta tarea.

Asimismo el modelo educativo elegido por esta comunidad educativa es la educación personalizada, con el convencimiento de que debemos colaborar para que cada alumno alcance su máxima realización, de acuerdo a su particular modo de ser.

Todos los establecimientos trabajan animados con el afán de ser centros educativos en los que se facilite y viva la identidad cristiana, con respeto a la libertad individual de cada uno de sus integrantes.

Finalmente, de acuerdo a su naturaleza de institución educativa, busca la excelencia académica, con el fin de que sus egresados sean un aporte al progreso de los ambientes en los que se desempeñen.

Sellos Educativos

Los colegios colaboran con los padres a ejercer su derecho y deber de actuar como principales responsables de la educación de sus hijos. En este sentido, nuestros colegios trabajan para entregar una educación de calidad, con el convencimiento de que las familias y los colegios deben compartir los principios educativos y actuar de manera coordinada.
Nos proponemos que cada alumno y alumna alcance su máxima realización a partir de sus rasgos propios, de manera que se formen personas coherentes e íntegras.

Para logarlo damos una atención personal a cada alumno, de modo que sea protagonista activo de su formación. Los profesores a través de su labor personal y colectiva estimularán el esfuerzo y el trabajo personal de cada alumno, de acuerdo a sus capacidades.

La labor de nuestros colegios se fundamenta en una visión trascendente de la vida humana y en el respeto a la dignidad de la persona, ambos principios inspirados por el cristianismo.
Buscamos que cada integrante de esta comunidad educativa logre el máximo desarrollo de sus propios talentos e intereses, en el campo de lo intelectual – cognitivo, de las habilidades y las actitudes.

Principios y Enfoques Educativos

Los colegios existen para colaborar con los padres en su misión de procurar una educación integral y de calidad a sus hijos.

Esta colaboración mutua se fundamenta en la unidad de criterio que marca la relación entre las familias y los colegios.

Cada familia que libremente elige cada colegio, lo hace porque adhiere sincera y libremente a los sellos, principios y valores que le son característicos.

Nuestros colegios adhieren plenamente a los principios de la doctrina de la Iglesia Católica en la formación que entregan. Se entiende que las familias que los eligen, buscan vivir y educar a sus hijos inspirados en estos principios.

Para mantener viva la identidad cristiana, nuestros colegios entregan la atención espiritual a sacerdotes de la Prelatura del Opus Dei.

Con el objetivo de responder de mejor manera a las diferencias propias y distintos ritmos madurativos de la formación de mujeres y hombres, los colegios son masculinos o femeninos.

Este modelo parte de la igualdad de hombres y mujeres en derechos, deberes y dignidad; y busca una igualdad real de oportunidades.

Sin embargo, el Colegio entiende que la coeducación de hombres y mujeres es importante y que ésta se da de modo natural en el seno de la misma familia y la sociedad.

La educación integral aspira al desarrollo armónico de la personalidad. Por lo tanto, abarca y comprende las capacidades espirituales, intelectuales, artísticas, deportivas, sociales y cívicas del ser humano.

Buscamos despertar el interés de los alumnos en todos los ámbitos, proporcionándoles la aproximación y el espacio necesarios para desarrollar sus propios talentos.

Los colegios promueven una educación basada en la libertad responsable, de manera que predomine un clima de sinceridad y confianza, y a la vez de respeto, de comprensión y de exigencia. Lo anterior contribuye a un ambiente de estudio y trabajo bien hechos.

Asimismo, se pretende que los alumnos sientan su colegio como algo propio. Se fomentará en ellos un espíritu de iniciativa para sacar adelante sus quehaceres. Cada uno será responsable de contribuir al buen ambiente en el colegio y de cumplir sus encargos.

Se procurará que alumnas y alumnos adquieran el espíritu de servicio, entrega y solidaridad. Buscamos que nuestros alumnos en todas sus actividades (personales, familiares, escolares y más adelante profesionales), actúen inspirados por el afán de servir a quienes les rodean.

Valores y Competencias Específicas

El plan de formación de los colegios incluye el desarrollo de las virtudes humanas y cívicas, de manera que sus alumnos contribuyan al bien común de la sociedad.
Se busca especialmente fomentar en todos el amor al estudio y al trabajo, campo de ejercicio de las virtudes humanas y cristianas, para el crecimiento personal y servicio a la sociedad.
Promovemos un ambiente de respeto a las legítimas ideas y opiniones de todos los integrantes de cada colegio.
Buscamos formar hábitos de buena convivencia y respeto en el trato, de manera de desarrollar en nuestros alumnos la responsabilidad personal y el respeto por la dignidad de quienes les rodean.
La educación se entiende como un trabajo en equipo y no como una acción individual. Corresponde a la Dirección del Colegio fomentar este estilo de trabajo y un ambiente cordial de leal y eficaz colaboración entre padres, profesores, personal no docente y alumnos. Se procurará que exista siempre respeto y amabilidad en el trato mutuo.