Ayer y hoy

Somos una sociedad sin fines de lucro gestora de varios colegios ubicados en Santiago.

0
familias confían en nuestro proyecto educativo
0
alumnos y alumnas se educan en nuestros colegios
0
profesores y directivos están a cargo de la educación de nuestros alumnos y alumnas.
0
administrativos y asistentes administrativos velan por el buen funcionamiento de nuestros colegios.
0
capellanes atienden a nuestros profesores, alumnos y sus familias

Historia

Se construye día a día, con el esfuerzo, alegría y trabajo duro de profesores, padres y alumnos que creen que juntos, y con la ayuda de Dios, podemos contribuir a construir una sociedad más plena y feliz.

Partimos a fines de la década del 60. Animados por el estímulo y las oraciones de San Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei, un grupo de padres de familia emprendió, bajo su propia responsabilidad, la fundación de colegios que ayudaran a las familias en la educación cristiana de sus hijos.

Desde sus inicios SEDUC tuvo por principio fundamental, el que los padres son los primeros e irremplazables educadores de sus hijos, y que el colegio es colaborador de las familias en esta tarea.

Como sociedad sostenedora de los Colegios, SEDUC se encarga del estudio y puesta en marcha de nuevos colegios y del nombramiento de los miembros de cada Consejo de Dirección.

Con el paso del tiempo, además de estas funciones, SEDUC ha asumido como rol principal la materialización del Proyecto Educativo que dio origen a cada uno de sus centros de enseñanza, estableciendo las líneas de acción y directrices para que cada colegio se gobierne en conformidad con los fines fundacionales, es decir, de acuerdo a los Principios y Fundamentos que los inspiran.

En 1968, se fundó el Colegio Los Andes. Dos años después, en 1970, abrió sus puertas el Colegio Tabancura.

De a poco SEDUC fue creciendo, gracias al entusiasmo de muchos padres y directivos que vieron la necesidad de llegar cada vez a más familias con nuestro Proyecto Educativo. Es así como, en 1978 se creó el Colegio Huélen, y poco después, en 1981, se abrió el Colegio Cordillera. Luego siguió el Colegio Los Alerces, que se inauguró en 1992, y varios años después, el Colegio Huinganal, fundado en 2010, y hoy en pleno proceso de expansión.